16 abr. 2011

Tengo tantas lágrimas que no salen de mis pupilas y no corren por mis mejillas, están ahoagadas, atoradas. Es que ya te lloré tanto que no me brotan, se secaron y no salen para desahogarme. Qué tristeza que siento, al no poder liberar ni saborear el agua salada que liberan mis ojos producto de tus actos impuros.

No hay comentarios.: