20 may. 2011

Quiero encontrar un día de paz.

La melancolía vuelve, el recuerdo, esa imagen repugnante, esas palabras que leí vienen a mi mente cuando vuelvo a mirar lo que me hace mal. Ya aprendí, ya se lo que tengo que saber, no quiero saber más por favor, no quiero encontrar más nada ! Para que? Para después tener que callarlo sin poder decir ni una palabra? Para encima quedarme con los brazos cruzados? Parece que está echo a propósito, porqué no haces algo? Yo no puedo, no quiero destruir esto, no quiero destruirlo, corro mucho riesgo y no puedo, tengo miedo, mucho miedo. Yo voy con una sonrisa, intento tratarte bien, hablarte cuando en realidad no puedo ni mirarte a los ojos. Por mi no tuviste ni un poco de consideración. ¿Por qué yo tendría que tenerla hacia vos? Tenemos el mismo vínculo y yo siendo parte tuya podría destruirte por completo, pero soy una cagona, y por más que diga que te odio no te odio, si te cuento: Me das asco y me cuesta relacionarme con vos, por más que tenga que ver todos los días esa cara, y escuchar todos los días tus comentarios de sabiondo. Pudiste tener todo lo que quisiste en la vida, hiciste todo lo que siempre quisiste, te equivocaste al elegir la carrera que hiciste, y mucho peor, te equivocaste cuando todos nosotros eramos chicos, cuando llegabas tarde, más tarde, y cada vez más tarde. Tus viajes duraban horas y nunca llegabas. Yo me acostaba a dormir, nunca te veía, y cuando te veía, era feliz. Ahora me doy cuenta que nos traías regalitos para querer enmendar la terrible cagada que te mandabas todos los putos días que no estabas en casa, que recién desde los catorce años que estoy viviendo esto sin poder consultarle a nadie, sin querer meterme en tus cosas, sin querer lastimar a nadie. Sabes qué? A mi me lastimaste. No tubiste un poco de consideración por nuestra parecencia, te quedabas todas las noches despierto editando. Y yo te veía, me quedaba despierta para ver lo que hacías, cuando tenía tan solo doce, quizás un poco menos. Hace más de cinco años que vengo cargando con esta mochila. Juro que no veo la hora de que todo salga a la luz, que se vayan las caretas de una vez, que traten tu locura de mierda, asquerosa. Yo intento ser fuerte, y no quebrarme. Intento no acordarme, pero vos como haces? Siento que soy la única que sabe de estas cosas, pero, vieja: ¿Cómo podes aguantar semejante cosa? Esto ya no es amor. Acá no se puede convivir. Quiero encontrar una solución y se que se va a poder ! En algún momento, vamos a poder vivir en paz.

No hay comentarios.: