16 jun. 2011

Algo valioso

Cada caída es un aprendizaje para mí, vale la pena tropezar miles de veces. Hoy en día me creo capaz cuando pongo todo mi esfuerzo, recorro mi propio camino y sigo en pie aunque me duela ser pisoteada, criticada, desvalorizada. Se que confiando en mí lo que quiero puedo resolver, lo que quiero puedo crear. Hay cosas que detesto y me hieren, que no puedo olvidar, y eso me destroza cada poquito de mí. Los latidos de mi corazón demustran que todavía sigo viva, y la fuerza de mis piernas aún resisten queriendome decír que todavía sigo de pie. No me quedan uñas ya para demostrar lo nerviosa que me ponen tales situaciones, no me queda más pelo por quemarme la cabeza pensando. Sin embargo sigo viva y estoy caminando a mi ritmo, como debe ser. Voy descubriendome de a poco mientras voy barajando las cartas a mi modo. Voy abriendo paso a nuevas aventuras, a nuevos desafíos que la vida va poniendome como obstáculos


Navegante sin rumbo fuí y naufragué, cada calle cada rincón fui conociendo, y he perdido, he ganado y he sabido defenderme bien

No hay comentarios.: