7 mar. 2011

Hay que remar igual en la subida que en la bajada,
lo mismo es errarle a la salida que a la llegada. Cuando todo estaba oscuro

¡ HAY COMO BRILLABA TU ALMA !

Hoy se apagaron tus luces, ya no te brilla nada, me convencías de todo,
me transmitías confianza.

No hay comentarios.: